La oferta gastronómica de Blanes

Blanes es uno de los principales destinos turísticos de la Costa Brava, aunque durante años fue un pequeño y tranquilo pueblo de pescadores.

Sus cuatro kilómetros de playas, su fuerte actividad empresarial y su amplia oferta hotelera y gastronómica la convierten en una de las localidades más importantes de la comarca.

Esta localidad ha sido galardonada con el sello especializado DTF (Destino de Turismo Familiar), otorgado por el Patronato de Turismo de Cataluña. Durante las vacaciones, el alojamiento y la hospitalidad para familias están disponibles junto con el entretenimiento y el ocio adecuados.

Blanes es el sitio ideal para la familia, donde podrás disfrutar de sus hermosas playas y calas, caminar por el Jardín Botánico Marimurtra y la Pinya de Rosa Tropical, y visitar el Castillo-Palacio de los Vizcondes de Cabrera.

La economía de Blanes se sustenta principalmente en el turismo. Por esta razón, el sector de servicios ha experimentado un fuerte desarrollo.

Su Gastronomía

La agricultura, principalmente la agricultura de regadío, todavía se practica en la zona más plana del término municipal, aunque su contribución a la economía local ha disminuido. Los principales cultivos son hortalizas, forrajes, patatas y árboles frutales.

La pesca, principalmente de arrastre, se sigue practicando en el puerto de Blanes. Todos los días se lleva a cabo una subasta de pescado y es muy popular entre los profesionales y los turistas.

Esto lo hace el sitio ideal para comer la comida fresca, en todo momento, deliciosos pescados y mariscos y vegetales de excelente calidad.

Blanes dispone de una amplia variedad de productos autóctonos y de gran calidad. Algunos de ellos tienen una larga tradición y se han convertido en un rasgo distintivo de nuestra región.

Además, ofrece una amplia selección de restaurantes para todos los gustos. La comida local y tradicional se combina con platos modernos. Uno de los platos más importantes de la gastronomía local de la ciudad es sin duda su pescado fresco, especialmente la famosa “gamba de Blanes” (langostino típico de Blanes).

La mayoría de estos lugares se encuentran en la zona del puerto o en primera línea de mar, como el barrio de s’Auguer. Así que siéntate en una terraza del paseo marítimo y disfruta de la brisa del mar en la mejor compañía posible.

Los productos locales son el eje de nuestras jornadas gastronómicas. Nuestro propósito es ofrecer una explosión de sabores y una experiencia culinaria inolvidable en nuestros restaurantes. Por esta razón, abril es el pescado azul, mayo es el mes local de la gamba y octubre es el mes del “suquet de peix”. Varios restaurantes ofrecen menús especiales con esos productos locales y frescos.

Además de sus restaurantes de 5 estrellas, en Blanes podrás disfrutar de los mercados, que son siempre el centro de la ciudad.  El bullicio de los mercados es un atractivo añadido. Vivir Blanes significa pasear por el mercado entre su gente y sus vendedores ambulantes. Tal como mencionó un cerrajero local, “Vivir Blanes también significa elegir y oler los productos frescos del mercado”.

Además, no puedes pasar sin degustar las cervezas locales Marina y Popaire, el champagne Laviret y Ses Vernes o el vino espumoso Coral Marine Sea Drink.

Y mientras estás ahí, te conviene comer carboneras de Ca L’Orench (un poco dulce), miel y mermelada de Marimurtra y mongeta del ganxet, una judía con denominación de origen.